Desintoxicacion de heroina

La BBC acompaña a dos pacientes durante el tratamiento de desintoxicacion de heroina de Tavad

El sindrome de abstinencia en la desintoxicacion de heroina

Esta es la mayor dificultad para abandonar el consumo de heroina.

Tras un ingreso hospitalario de 48 horas, tiempo durante el cual se realiza la desintoxicacion de heroina, el paciente deja de tener ganas de consumir

La cadena de televisión británica BBC viaja con Ruppert y Val, ciudadanos londinenses, a España para relatar su experiencia durante el tratamiento de heroina en Tavad.

Tras varios años de adicción, ambos pacientes consiguen dejar de consumir metadona, sin sufrir el temible síndrome de abstinencia.

“Durante las ocho horas de la desintoxicacion, algo ocurrió en la química de mi cuerpo, que me permitió; salir con los problemas del síndrome de abstinencia resueltos”. (Ruppert)

“Tras la desintoxicación, no sentía necesidad de utilizar metadona o heroína. Desde entonces, me han ofrecido heroína, y curiosamente no me siento tentada a consumirla. Ya no me atrae en absoluto”. (Val)

El tratamiento de desintoxicacion de heroína comienza con un diagnóstico que comprende la evaluación de los factores biológicos, sociales y psicológicos que interactúan en la enfermedad de cada persona, y que implica exámenes y análisis médicos y psicológicos. Tras el diagnóstico y el diseño del proceso a seguir, el tratamiento implica una desintoxicación de heroína ultrarápida. Durante este proceso, se procede a la neuroadaptación: la recuperación de zonas dañadas del cerebro por el consumo de heroína. Esta recuperación neuronal se hace por medio de una avanzada farmacología, actuando en los receptores cerebrales, y en sistemas y estructuras donde la heroina ha ejercido su influencia.

Así, por un lado, la recuperación de estructuras cerebrales permite que los síntomas de abstinencia y el ansia de consumo no aparezcan o sean mínimos. Y por otro lado, al recuperar las funciones cerebrales alteradas por la heroina, hace que se restauren procesos avanzados de cognición y afectividad, como la capacidad de atención, la capacidad para leer, la conciencia o la serenidad que facilitan y potencian la psicoterapia y la rehabilitación.