Que es la heroina

Definición de la heroína

La heroína es un opiáceo ilegal procedente de la amapola de opio (Papaver somniferum). Aunque el principal ingrediente que se extrae de esta planta es la morfina, que por otra parte, puede fácilmente convertirse en heroína a través de un proceso químico.

En 1970 la ciencia descubrió que el cerebro posee receptores de opiáceos, lo que quiere decir que hay neuronas que reconocen los opiáceos. Enseguida se multiplicó la batería de incógnitas. Esta incertidumbre se despejó dos años después, cuando un grupo de científicos encontró la respuesta: el cerebro produce sus propios opiáceos, conocidos como “endorfinas”.

Efectos de la heroina

La heroína se puede administrar inyectándose directamente al músculo o bajo la piel, de este modo produce su efecto en menos de 8 minutos. Inyectada en vena, la heroína hace efecto en apenas segundos. El adicto llega a inyectarse más de 4 veces al día.

A corto plazo

Efecto analgésico, euforia breve, náuseas, somnolencia, ansiedad, hipotermia, dificultad respiratoria, toses; en caso de sobredosis, el coma o la muerte.

A largo plazo

  • Tolerancia: cada vez se necesita más dosis para conseguir los mismos efectos.
  • Adicción: fisiológica y psicológica. Tras 4 o 6 horas desde el último consumo, comienza el ansia por consumir heroína de nuevo.
  • Abstinencia: 8 o 12 horas después de la última dosis, el adicto denota ansiedad e irritabilidad. Fiebre, calambres en músculos y estómago, diarrea y escalofríos son los síntomas que aparecen con el transcurso de las horas. Los síntomas de abstinencia pueden prologarse desde 1 a 10 días desde la última inyección. A veces incluso más.

Otros efectos

Además de los peligros inminentes de la heroína, también se corren otros riesgos: HIV/SIDA (cuando se comparten las agujas), hepatitis, envenenamiento, infecciones cutáneas, infección pulmonar, infecciones víricas y bacteriales, infarto, colapso en las venas.

El cerebro

Los opiáceos estimulan los mecanismos de placer del cerebro. Este sistema incluye las neuronas del cerebro medio, neurotransmisores de dopamina. Estos proyectan su efecto sobre otra estructura llamada núcleo accumbens, que repercute finalmente en la corteza cerebral. Por último, otro sistema neurotransmisor implicado es el relacionado con las endorfinas.

A pesar de esta explicación, lo cierto es que se desconocen los mecanismos pormenorizados por los que la heroína, así como los demás opiáceos, infiere en el cerebro.

Importante: Las dosis adulteradas

El grado de pureza de la dosis puede oscilar muchísimo en el caso de la heroína. Es muy común encontrar dosis adulteras con azúcar, leche en polvo, bicarbonato, procaína y lidocaína; o incluso con detergente, almidón, talco o lavavajillas. El riesgo de inyectarse estos peligrosos aditivos es enorme. La heroína atraviesa la barrera hemato-encefálica 100 veces más rápido que la morfina, porque es muy altamente soluble en lípidos.