Que son los inhalantes

Definición de los inhalantes

La inhalación de compuestos químicos nocivos para la salud es un problema que afecta a un gran número de personas, incluidos los más jóvenes. Los inhalantes son muchos, baratos y de fácil acceso: Lacas para el pelo, limpiadores de uñas, desodorantes, ambientadores, pegamento, goma de borrar, pintura, disolvente, gasolina, productos de limpieza…

Efectos de los inhalantes

El inhalante es absorbido por los pulmones, para pasar después a la circulación sanguínea. A través de la sangre se propaga por todo el cuerpo, incluido el cerebro. La mayoría de los inhalantes actúan como depresores del sistema nervioso, aunque los efectos son difíciles de precisar en cada caso: dependen de la composición química y la cantidad ingerida.

A corto plazo

Relajación, dificultad en el habla, euforia, alucinaciones, somnolencia, mareos, náuseas, vómitos e incluso la muerte por fallo cardiaco o por asfixia con la bolsa de plástico eventualmente empleada para la inhalación o con el propio vómito.

A largo plazo

Pérdida de memoria, falta de concentración, alteraciones de la visión, ceguera, problemas motores, lesiones en el sistema nervioso periférico.

El cerebro

Los inhalantes pueden afectar a distintas partes del sistema nervioso y del cerebro, causando problemas a nivel psicológico, sensorial, emocional y motor. Uno de los efectos más severos que siguen al uso de inhalantes es la destrucción de la capa de mielina que rodea a las neuronas, lo que impide la transmisión de impulsos neuronales y provoca la muerte celular.

Las áreas específicas del cerebro que se ven afectadas por el uso de inhalantes incluyen:

  • La Corteza Cerebral: incidiendo en cambios de personalidad, pérdidas de memoria, alucinaciones y problemas de aprendizaje.
  • El Cerebelo: causando falta de equilibrio y descoordinación de movimientos.
  • El Hipocampo: derivando en problemas de memoria.
  • El Sistema Visual: tras verse afectado el sistema nervioso periférico.

Importante: “Fuera del alcance de los niños”

La presencia de inhalantes altamente tóxicos en cualquier vivienda se puede corroborar inspeccionando los cajones de la cocina o el cuarto de baño. Hemos visto la gran variedad de productos cotidianos que contienen compuestos químicos nocivos. Las propias etiquetas de los envases nos advierten de este peligro fatal. Entre sus indicaciones, subráyese una: “manténganse fuera del alcance de los niños”. Los terribles sucesos acaecidos en la intimidad de un entorno familiar aparentemente aséptico nos han de alarmar sobre el peligro que tiene un bote de pintura o aerosol a la mano de los más jóvenes.