Que es el GHB

Definición del GHB

El ácido gammahidroxibutírico o GHB es una droga sintetizada a partir de una sustancia química utilizada para limpiar circuitos eléctricos. Se puede encontrar en forma de líquido, polvo, tabletas y cápsulas.

El GHB se desarrolló originariamente como anestésico general, pero nunca se logró su correcta aplicación así que fue rechazado como tal. Posteriormente se observó que favorecía el incremento hormonal, lo que llevó a ciertos atletas y culturistas a usarlo para incrementar el crecimiento muscular, así como complemento dietético. Fue antes de ser frecuentado por los jóvenes como droga recreativa en fiestas y discotecas.

Efectos del GHB

Esta droga, como el alcohol, es depresora del sistema nervioso central. La misma dosis puede tener efectos diversos en varias personas; desde sentimiento de euforia hasta efecto relajante, o simplemente sensación de malestar. Otros posibles efectos son: vértigo, vómitos, convulsiones, somnolencia, incluso estados de coma. El GHB es especialmente peligroso mezclado con alcohol, combinación que puede resultar mortal, como así se ha registrado en varias ocasiones.

El cerebro

Aunque el GHB se fabrica en laboratorio, también se da en el cerebro, allí mediante la síntesis de un neurotransmisor llamado GABA. Algunas de las concentraciones más altas se encuentran en la sustancia negra, en el tálamo y el hipotálamo cerebral.

El consumo de GHB puede provocar disfunciones en varios sistemas neurotransmisores del cerebro:

  • Incremento de los niveles de serotonina.
  • Incremento en los niveles de aceticolina.
  • Reducción en la producción de dopamina, principalmente en el ganglio basal. Posiblemente como resultado de un proceso de inhibición que afecta a la liberación de dopamina por los terminales sinápticos.
  • Estimulación de los receptores GABA de las neuronas

Importante: Ingestión involuntaria

El líquido de GHB se caracteriza por ser incoloro, inodoro y prácticamente insípido. Esta peculiaridad lo hace difícil de identificar o percibir; sucediendo que pueda ingerirse de manera involuntaria, sin nuestro consentimiento. Así, en enero de 1999, EE.UU. quedó conmocionado por el caso de Melanie y Samantha, dos jóvenes que tuvieron que ser hospitalizadas en estado de coma cuando alguien vertió GHB líquido en sus bebidas. Melanie logró recuperarse, pero Samantha murió. Un año después la legislación estadounidense contemplaba como delito la posesión de GHB.

Las circunstancias que acompañan al consumo involuntario o envenenamiento se han complicado hasta el extremo: se ha extendido la presencia de GHB en casos de violación por acompañante (“date rape”), quien administra la droga desapercibidamente en la bebida de la víctima.