Desintoxicación y Tratamiento

Durante todo el proceso del tratamiento, que dura un año aproximadamente, acompañamos al paciente y a su familia. Este proceso consta de dos etapas principales.

Primera etapa: Desintoxicación y Neuroadaptación.

Tiene lugar durante un ingreso hospitalario de 2 a 5 días, dependiendo de la(s) adicción(es) de que se trate.

  • Adicción, Dependencia, Abuso de THC: 1 día
  • Adicción, Dependencia, Abuso de Alcohol: 2 días
  • Adicción, Dependencia, Abuso de Heroína: 2 días
  • Adicción, Dependencia, Abuso de Cocaína: 2 días + 1 día (3 semanas después)
  • Adicción, Dependencia, Abuso de Metadona: 4 días
  • Adicción, Dependencia, Abuso de Tranquilizantes: 5 días (*)

Cuando el consumo es de varias sustancias, el ingreso dura los mismos días que el ingreso de la sustancia de más días. Así, por ejemplo, si la dependencia es de alcohol y tranquilizantes, el ingreso será de 5 días.

Primer Día.

  • Ingreso en el centro de desintoxicación TAVAD en el Hospital Moncloa.
  • Al llegar al hospital, un chaqueta roja le guiará en los trámites administrativos y le conducirá al laboratorio para realizar la extracción de sangre y de orina que permitirán cuanto antes tener los datos de los diferentes parámetros bioquímicos y de orina que ayudarán en el diagnóstico y en el tratamiento.
  • A continuación, podrá desayunar si lo desea, ya que esa mañana habrá acudido al hospital en ayunas.
  • Hacia las 11:00 am el paciente y su(s) acompañante(s) podrán subir a la habitación, aunque sólo un acompañante podrá pernoctar.
  • Una vez ya en la habitación en planta, un médico especialista y un psicólogo estudiarán y evaluarán sus funciones, desde la bioquímica a la conciencia y se encargarán de examinar y tratar al paciente durante su estancia.
  • El médico especialista realizará una exploración detallada del estado de los diferentes aparatos y sistemas del organismo del paciente, así como una historia de la evolución de los diferentes síntomas y enfermedades. Estos datos junto con los que más tarde recibirá de los resultados de la analítica, permitirán una primera aproximación de la situación del paciente que en caso necesario dará lugar a nuevos y más específicos exámenes.
  • El médico especialista valora las necesidades farmacológicas del tratamiento de desintoxicación y desde los primeros momentos del ingreso prescribe la medicación apropiada.
  • El psicólogo estudiará, entre otros muchos aspectos, los detalles de la historia de consumo de sustancias que incluye desde los inicios de los primeros consumos a posibles problemas sociales o legales derivados del consumo actual. También se tienen en cuenta las relaciones con otros consumidores o la intensidad y características de síndromes previos de abstinencia, así como su concepto de la enfermedad o la motivación para el tratamiento. La exploración también evalúa otras posibles alteraciones tales como depresión, ansiedad o trastornos del sueño. No se olvida la historia evolutiva de la persona desde la infancia hasta el momento actual, desde sus diversos ángulos, personal, familiar, social y laboral.
  • Si el paciente consume opiáceos tales como heroína, metadona o fentanilo, se le traslada, a las 14:30 aproximadamente, a la unidad donde se le dormirá durante 7 horas para realizar la desintoxicación ultra rápida. El retorno a la habitación donde pasará el resto de la estancia hospitalaria se produce en torno a las 21:30.

Días 2 a 4.

  • Continúan las intervenciones del médico y del psicólogo, tanto con la farmacología como con la psicoterapia intensiva en sesiones de mañana y tarde. En algunos aspectos, la intervención psicológica podrá incluir también a los familiares o acompañantes del paciente.

Día de Alta.

  • Hacia las 9:00 la mañana, después de la intervención farmacológica, tiene lugar la última sesión con el médico especialista y con el psicólogo que darán las últimas indicaciones y pautas tanto de medicación como psicológicas.
  • El paciente recibe un informe explicativo del tratamiento de desintoxicación realizado y regresa a su entorno, donde contará con el apoyo de nuestros profesionales, médico y psicólogos, durante un año.

La información de la intervención hospitalaria estará disponible a través de la historia clínica electrónica tanto para el psicólogo como para los demás especialistas que se encargarán de los diferentes abordajes terapéuticos durante el seguimiento de un año de duración.
Así mismo, el paciente dispondrá de la información de los resultados de su analítica, tests y citas con los especialistas en una sección privada de nuestra web para su uso exclusivo. También dispondrá de aplicaciones interactivas que le ayuden en su recuperación.

Objetivo Terapéutico

Lo que persigue este tratamiento farmacológico de desintoxicación y neuroadaptación de Tavad es la mejora del funcionamiento de áreas cerebrales tales como la corteza lateral orbitofrontal, el nucleus accumbens o el área ventral tegmental, alteradas por el consumo de cocaína, alcohol, heroína, metadona y otras sustancias adictivas. Esas alteraciones que pueden ser muy importantes, son las que deben corregirse, de modo que la persona vuelva a recuperarse a sí misma, sintiéndose más centrada y tranquila, sin necesidad de consumo y con mayor capacidad de control.

Sin embargo, una gran mayoría de los pacientes que acuden a tratamiento consideran que la adicción es una “enfermedad psicológica”, no tantos conocen que es una enfermedad física que tiene que ver con alteraciones en el cerebro producidas por el consumo de la sustancias adictivas. De hecho, todo lo que se considera psicológico ocurre en el cerebro, por lo tanto, cuando alguien tiene un comportamiento anómalo, quiere decir que también hay una alteración en dicho órgano.

Ésta y otras muchas explicaciones que son claves para comprender en qué consiste la enfermedad que se padece y por lo tanto poder tratarla adecuadamente, se abordan durante la estancia en el centro de desintoxicación en el hospital, al tiempo que ocurre una muy específica y avanzada intervención farmacológica. Las alteraciones cerebrales de la adicción siempre responden mejor a una doble intervención, farmacológica y psicológica, que a cualquiera de ellas por separado.

En esta primera fase del tratamiento hospitalario de hasta 5 días, se facilita una rápida recuperación de la enfermedad equivalente a haber realizado una desintoxicación y una importante deshabituación. La evolución que se produce puede ser muy significativa y, en un elevado porcentaje de pacientes, el cambio es drástico.

Numerosos indicadores de la enfermedad se normalizan, entre ellos los que se refieren a la abstinencia, la depresión, la ansiedad, el sueño o el apetito. Con ello, el paciente experimenta una mejora del estado de ánimo y una importante recuperación de sus funciones intelectuales, lo que permite una mejor y más eficiente evolución posterior mientras vive en su entorno habitual.
Las mejoras que ocurren en esta primera fase se pueden consultar en los gráficos estadísticos de resultados y en los testimonios.

Segunda etapa: Deshabituación y Rehabilitación.

Tiene lugar durante un año mientras el paciente vive en su entorno habitual. Durante los tres primeros meses, deberá de tomar la medicación prescrita que le ayudará a seguir sin sentir necesidad de consumir y también le ayudará a controlar con más facilidad posibles situaciones adversas. Al mismo tiempo y con una frecuencia semanal recibirá diferentes intervenciones terapéuticas tales como Psicoterapia, Entrenamiento Cognitivo, Mindfulness, Nutrición y Entrenamiento Personal que mantendrán y optimizarán los cambios alcanzados durante la primera fase en el hospital y potenciarán la intervención farmacológica.

Las sesiones de psicoterapia, de orientación cognitivo-conductual, se llevan a cabo a nivel individual y familiar si es necesario. Se realizará una sesión semanal durante los tres primeros meses, quincenal los siguientes seis meses, y mensual los tres últimos.

Los especialistas encargados durante esta etapa de un año están en contacto permanente con el servicio médico y con el Director Clínico a través de la historia clínica electrónica y la Coordinadora de la Red de Terapeutas a nivel nacional. De esa manera el paciente se beneficia de las sesiones clínicas que puedan llevarse a cabo para analizar su caso, si fuese necesario, entre todos los diferentes especialistas a nivel nacional o bien en sesiones más restringidas que tienen lugar entre los especialistas que le trataron en el hospital, más el Director Clínico y la Coordinadora de los Terapeutas.

Por lo general, coexisten con la patología adictiva otras alteraciones tales como los trastornos de personalidad, depresión, ansiedad, alteraciones del sueño, de la alimentación, así como trastornos de pareja, sexuales y otras patologías. Nuestros terapeutas –médicos, psicólogos y psiquiatras- intervienen conjuntamente para ayudar a resolver estas alteraciones a lo largo de esta segunda etapa. Se puede entender que sería muy difícil resolver adecuadamente una adicción a la cocaína, al alcohol, al hachís, a los tranquilizantes o a la metadona sin conseguir resolver un problema de insomnio o un trastorno depresivo. Es por ello que la psicoterapia de orientación cognitivo conductual se centra en la resolución de diferentes problemas, consiguiendo con todo ello una eficaz deshabituación y rehabilitación.

A los tres meses de haberse iniciado esta segunda etapa del tratamiento, comienza la retirada de la medicación que se ultimará después de tres meses más.
Esta última fase no hospitalaria del tratamiento de la adicción se puede llevar a cabo en cualquier ciudad o pueblo de España, bien presencialmente como es el caso, por ejemplo, de Madrid, Barcelona, Sevilla, Murcia, Logroño y Castellón o mediante videoconferencia más sesiones presenciales mensuales.

(*) Valoración Diagnóstica y Pre-tratamiento

Esta etapa tiene una duración variable de 2 a 4 semanas aproximadamente y su función principal es la de preparar al paciente para la fase hospitalaria.

Comienza con un diagnóstico médico y psicológico que se realiza durante unas tres horas aproximadamente en nuestra unidad hospitalaria en Madrid. En algunos casos, fundamentalmente cuando el paciente vive fuera del país, esta valoración se realiza mediante vídeo conferencia.

Durante la valoración se estudian las diferentes patologías que pudieran existir, así como su evolución temporal y las sustancias, medicaciones y drogas que esté tomando el paciente. Se suele entrevistar también a algún familiar o persona responsable si acompaña al paciente para completar el diagnóstico.

En esta valoración se establece el programa de disminución o retirada, si fuese necesario, de las medicaciones y drogas que estuviese tomando el paciente así como la prescripción de medicaciones que faciliten este proceso. Además, durante esta etapa y hasta que se produzca el ingreso hospitalario, se introducen apoyo médico y psicoterapéutico, si fuese necesario.