Seguimiento Médico

Detectar síntomas antes de que sean graves y prevenir enfermedades antes de que sea tarde es el objetivo de nuestro programa de seguimiento médico.

Puede ocurrir que un paciente no refiera determinados tipos de síntomas físicos a un psicólogo, o a un nutricionista o un especialista en mindfulness, simplemente porque considera que a ese especialista no le corresponde tratar ese tipo de síntomas que está sintiendo. Al mismo tiempo, los síntomas pueden no ser suficientemente intensos como para acudir al médico. Para cubrir ese espacio asistencial de manera preventiva hemos desarrollado el programa de seguimiento médico.

Desde la primera semana del alta hospitalaria y después con periodicidad semanal, contactamos con nuestros pacientes para explorar si están sintiendo alguno de una amplia variedad de síntomas físicos que pueden ir desde sequedad de ojos hasta dolores musculares. Estos síntomas y su intensidad son valorados por el especialista para determinar si pueden afectar o no el curso del tratamiento.

Continuamos con este contacto de medicina preventiva de manera sistemática durante los primeros seis meses y con posterioridad sólo en aquellos casos que lo necesiten.

Sabido es que muchas medicaciones e incluso suplementos nutricionales, deportivos y medicamentos de venta libre que no necesitan receta, pueden producir síntomas secundarios que si bien en la mayoría de los casos no son graves sí pueden ser molestos e incluso preocupantes si se desconoce si son normales o no o en qué medida pueden representar un problema. Es por ello que para detectar si está ocurriendo algún síntoma físico y su relevancia, contactamos semanalmente con nuestros pacientes.

El objetivo del programa de seguimiento médico es la detección temprana de problemas potenciales para introducir cambios si fuese necesario, en la toma de algún suplemento, medicación de prescripción o de venta libre o incluso actividad. Una gran ventaja a la hora de realizar este programa de seguimiento médico preventivo es que el especialista cuenta, a través de la historia clínica electrónica, con los datos evolutivos introducidos por los demás especialistas que trabajan con el paciente, psicoterapia, nutrición, mindfulness y entrenamiento personal, lo que le ayuda a valorar mejor tanto la evolución como el estado actual del paciente.