fbpx

Consecuencias del alcohol y el ejercicio. Sudar para ser feliz

¿Sabías que realizar ejercicio disminuye el consumo de alcohol y repara nuestro cerebro?

Practicar deporte es un antidepresivo natural, liberamos serotonina y dopamina responsables del placer y el bienestar de nuestro cuerpo. Esto, quizás ya lo sabíamos, pero estudios recientes, aún nos aportan más detalles sobre los grandes beneficios del ejercicio en nuestro órgano más preciado, el cerebro.

Una nueva investigación con origen en la Universidad de Colorado de Estados Unidos y publicada en la revista “Alcoholism: Clinical & Experimental Research” asevera que el ejercicio constante prevendría daños cerebrales causados por el alcohol. Y no sólo eso, los investigadores tienen la certeza de que podría revertir alteraciones que el consumo de esta sustancia produce en el cerebro.

En el grupo de estudio participaron desde bebedores habituales de consumo diario, hasta individuos que bebían de forma más moderada. Extrajeron a 60 personas con estos perfiles de un estudio mayor. Todos ellos habían realizado una prueba estándar escrita donde se identificaban los trastornos con el consumo de alcohol que tenían, sus éxitos y fracasos a la hora de controlar la bebida además del ejercicio que solían practicar.

Ejercicio y materia blanca cerebral

“Observamos cómo en los participantes que habían bebido mucho y, a su vez, hacían mucho ejercicio, no existía una fuerte relación entre el alcohol y la materia blanca”. Sin embargo, en los que solían beber demasiado y no hacían ejercicio la materia blanca estaba en peligro en varias áreas del cerebro”, lo que significaría, en palabras de los propios investigadores, que la sustancia blanca no envía correctamente los mensajes necesarios entre las diferentes áreas cerebrales.

¿Qué supone la materia blanca en nuestro cerebro? Junto con la materia gris, la materia blanca compone las partes más importante de nuestro órgano pensante. Sus manojos de células nerviosas actúan como líneas de transmisión para facilitar la comunicación entre las diferentes zonas del cerebro. Si estas conexiones son dañadas, la repercusión en la vida del alcohólico se palpa al instante. La capacidad para decidir, razonar y adoptar un comportamiento adecuado se vería perjudicada irremediablemente por este factor. Es entonces cuando el enfermo ve afectado su carácter y personalidad.

Sudar para ser feliz

“Nuestro estudio es preliminar pero muy prometedor”. Concluye Angela Bryan, Co-autora del estudio y profesora de Psicología en la Universidad de Colorado. “Las enormes posibilidades que el ejercicio brinda a nuestro cerebro son infinitas”. La profesora confirma que estos hallazgos “podrían traducirse como un enfoque más prometedor para los problemas de alcohol ya que es un tratamiento conductual con gran potencial reparador”. Si bien, la psicóloga aclara que “el estudio es exploratorio y no quiere decir que una persona pueda borrar el daño fisiológico de años causado por el consumo excesivo de alcohol por hacer ejercicio”. En lo que Bryan sí coincide con muchos expertos es que “sudar haciendo deporte nos ayuda a alcanzar un cerebro saludable y por ende una vida más feliz”.

Sigue leyendo

Únete a la conversación

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sigue leyendo

  1. Interesante artículo, aunque ¿hasta qué grado de actividad física ésta es positiva para la salud de una persona exalcohólica? Me explico, si hablamos de correr o nadar durante una hora y 2-3 veces por semana, estoy de acuerdo en que será muy beneficioso neuronal y fisiológicamente, pero me surgen algunas dudas de si ese beneficio puede ser extrapolable si un exalcohólico realiza bastante deporte todos los días, debido al gran esfuerzo físico que le puede suponer y teniendo en cuenta su posible deterioro físico por la adicción que tuvo. Además, si no se controla con un profesional podría darse el riesgo de generar en la persona una cierta conducta adictiva pero en este caso con el deporte, pudiendo derivar en vigorexia u otras patologías. ¿Qué opináis?