metadona

Tras el tratamiento de metadona…

“Le doy un diez a la Clínica Tavad, he vuelto a ser feliz después del tratamiento para dejar la metadona”

Ramón Bouza tenía 18 años cuando comenzó a dar sus primeras caladas a un cigarro de heroína. Con sus amigos, y por diversión, tras probarlo, nunca supo lo que se le podía venir encima. 20 años de dependencia a la heroína fumada, la metadona y la cocaína le acompañarán siempre. Ahora, con 38 años, y un duro pasado, este gallego, decidió poner fin a su adicción y volver a tomar las riendas de su vida de una vez por todas. Acompañado de su familia, una maleta y un billete de tren rumbo a Madrid, llegó a TAVAD. Hoy, está cocinando para su madre, más tarde arreglará las luces de su bicicleta, quiere salir a dar un paseo. Entre fogones, Ramón para un momento y atiende nuestra llamada, queremos saber cómo está. Él mismo nos cuenta su increíble y conmovedora historia.

P: ¿Cómo te sientes Ramón? ¿Qué tal te encuentras?
R: Pues hace un mes y tres días que estoy ‘limpio’ desde que salí de la clínica de desintoxicación. Ahora mismo, me encuentro muy bien, psíquica y moralmente. La curación ha sido muy rápida, mucho más que en otros centros. Es increíble. Estoy muy contento. Llevo veinte años arrastrando este problema y para mí es el paso más importante de mi vida.

P: ¿Qué te llevó a consumir drogas?
R: De joven, cuando era un adolescente salía de fiesta con los amigos y bebía. Pero fue con 18 años cuando probé la heroína fumada… (Suspira), eran unas caladas, sólo por experimentar, en aquella época en Galicia, la heroína estaba de moda, no sabía lo que hacía. Me inyecté heroína sólo dos meses, prefería fumarla pero fue mi adicción a la metadona, más tarde, lo que me llevó a perder el control de mí mismo. Estuve así 8 años, después para compensar el bajón de la heroína empecé a mezclarla con cocaína. Estuve ‘limpio’ un tiempo pero recaí de nuevo.

P: ¿En qué se convirtió tu vida durante la adicción?
R: Necesitaba consumir a diario, medio gramo al día era mi dosis. Estaba trabajando en una fábrica de barcos y astilleros y no estaba al cien por cien. A veces iba colocado, encontrar heroína se convirtió en una rutina diaria, no podía vivir sin ello. Tu vida se convierte en eso, buscar dinero para conseguir tu dosis. Llegué a robar a mis padres y a mentirles. En los últimos años estuve con una chica, lo dejamos varias veces, ella estaba cansada de mis mentiras. Llevas una doble vida. Le decía que iba a un sitio pero iba a comprar droga, ella se daba cuenta. Yo sólo pensaba en conseguir dinero para poder seguir consumiendo.

P: ¿Cómo lo vivió tu familia? ¿Qué pensaban tus padres?
R: Mis padres siempre me apoyaron. Tuve esa suerte. Mi madre fue la sufridora número uno, era su hijo, pero llega un momento en el que cambias o no cambias. Fallé a mi madre y a pesar de todo, ella siempre estuvo ahí. Sabía que tenía que tomar otro camino, cuando robas y mientes te das cuenta que la adicción se ha apoderado de ti. Has perdido el control.

P: Y en esa situación tan dura… ¿Qué te llevó a pensar “lo dejo, hasta aquí hemos llegado”?
R: Cuando ves que pierdes a tu novia, que tus familiares ya no pueden más contigo, que todos sufren, y tú cada vez te encuentras más solo, te das cuenta. Pasan los años y todo son problemas, la montaña se va haciendo cada vez más grande. En mi casa la situación era insoportable, mi novia era lo que más quería… Tenía que hacer algo o me veía solo.

P: Pero… Habías intentado dejar tu adicción en varias ocasiones en algunos centros de rehabilitación ¿qué pasó?
R: Sí… Intenté dejarlo tres veces, estuve en algunos centros en Galicia pero no me sirvieron de nada. Había hecho tres tratamientos y en todos había recaído. En el primero recaí en dos días, en el segundo tratamiento a la semana y en el tercero, a los quince días, volví a la metadona. No había ayuda psicológica ni nada cuando salías de allí. No hay apoyo, te dejan a tu suerte. En Tavad, sin embargo, ha sido todo muy diferente.

P: ¿Cómo encontraste la clínica Tavad y por qué decidiste realizar el tratamiento?
R: No quería tirar la toalla, me puse a buscar por Internet a informarme y vi la página, las declaraciones de los pacientes y cómo habían conseguido recuperarse tras haber pasado por Tavad. Hablé con mis médicos de aquí de Galicia, y todos me aconsejaron que realizara el tratamiento de la clínica. Así que puse rumbo a Madrid junto a mi madre. Sabía que yo sólo no podía hacerlo, desintoxicarme para mí era muy importante.

P: Has comentado que te encuentras muy bien ahora… ¿Cómo ha ido el tratamiento en la clínica Tavad?
R: Pues entré allí y desde el primer día me trataron muy bien, cada segundo, les doy un diez a todos los profesionales, estoy súper agradecido, la doctora me visitaba veinte veces al día, todos estaban pendientes de mí. Desde el primer momento lo llevé muy bien, el proceso con la metadona es más duro que con la heroína, pero no lo noté, cuando desperté me encontraba bien, diferente, mucho mejor. Físicamente estoy perfecto, estuve tres días y cada momento que pasaba iba mejorando. El tercer día salí de allí al 80%, a las dos semanas ya me encontraba al 100% física y mentalmente. Volví a mi casa en Galicia y aunque en mi entorno pueda haber droga, eso ya no me importa.

'Llevo 20 años arrastrando este problema y para mí ha sido el paso más importante de mi vida' Clic para tuitear

P: ¿En qué ha cambiado tu vida Ramón a la que tenías en tu pasado?
R: Pues… (Respira profundamente), en todo. Disfruto de cualquier momento, del humor, puedo reír, dar un paseo. He vuelto a estudiar incluso, y ahora voy a clases de la E.S.O. También, estoy estudiando inglés, llevaba cuatro años sin hacer nada y desde que salí de la clinica de desintoxicacion tengo muchas ganas de volver a recuperar todo lo que perdí y aquello que nunca tuve.

P: ¿Cómo es tu vida diaria ahora? ¿Qué has recuperado?
R: Me levanto temprano, voy a clase, salgo a andar en bici, mi vida ha cambiado totalmente, a la hora de hacer cosas, de trabajar en casa, de ayudar a los demás, es un giro radical en positivo.

P: ¿Qué le dirías a todos aquellos que están pasando por lo que tú pasaste?
R: Cuando estás ahí metido, la adicción te hace la vida muy difícil, pero ante todo, animaría a todo el mundo a que realizase el tratamiento de Tavad, es un cambio radical de vida, si uno quiere, uno puede. No hay nada en este mundo que uno no pueda conseguir. Yo ahora cuento mi caso para ayudar a los demás, lo mismo que cuando vi los testimonios de otros pacientes de la clínica Tavad me ayudaron a mí a decidirme.

P: ¿Has vuelto a soñar?
R: Sí… Quiero encontrar un trabajo, es mi absoluta prioridad, mientras sale o no seguiré formándome. También, me encantaría ir a Canarias, viajé allí de pequeño y guardo muchos recuerdos… (Ríe).

P: Y tu novia…
R: He vuelto con ella hace dos semanas… (Ríe de nuevo), justo varios días después de salir de la clínica Tavad. Ahora estoy pintando el piso para irme a vivir con ella. La he vuelto a recuperar… (Respira profundamente).

P: Has vuelto a ilusionarte…
R: Sí, vuelvo a escuchar música. Me encanta ‘Fito y los Fitipaldis’. También amo el cine, veo muchas películas en el ordenador y adoro los animales, sobre todo los perros, les debo mucho a mis perros.

P: ¿Qué vas a hacer hoy?
R: Pues ahora voy a ducharme y estoy preparando la bicicleta, unas luces para poder pasear de noche también, me encanta ir con mi bici, la estoy poniendo a punto. Después, voy a cocinar unos espaguetis, mi madre está trabajando… Y cuando venga ¡quiero tenerle la comida hecha y darle una sorpresa!

P: Vaya… qué bien, ¿qué es la felicidad para ti?
R: La felicidad para mí es la salud, un cien por cien, sentirse bien consigo mismo, eso es muy importante, no engañarte a ti mismo, que la gente me mire a los ojos y saber que ahora pueden confiar en mí, eso es la felicidad. Siempre mantuve la esperanza y la intención de salir de la droga. Que nadie la pierda. Se puede.

P: ¿Con qué color definirías tu pasado?
R: Mi pasado… Con un color negro, muy negro.

P: Y tu presente… ¿De qué color es?
R: Violeta, sin duda.

P: Violeta… ¿Será uno de tus colores favoritos?
R: ¡Claro! (Ríe).

P: Ramón… ¿Eres feliz?
R: Ahora sí, soy feliz, muy feliz cada día más.

Más información sobre el tratamiento para dejar la metadona de Tavad aquí

5 comentarios
  1. TAVAD
    TAVAD Dice:

    Hola Sismai,

    Puede contactarnos en el 911 98 30 70 y una de nuestras asesoras-psicólogas podrá informarle personalmente en qué consiste nuestro programa de tratamiento para dejar la metadona.
    También puede escribirnos a intermedia@tavad.com explicándonos la situación y será respondido también por una de ellas.

    Le dejamos un enlace donde puede ver más información: https://www.tavad.com/tratamiento-metadona/

  2. sismai guerra
    sismai guerra Dice:

    como consigo informacion por favor alguien q mediga como salir de lametadona mas rapido please

  3. Desarrollo Personal
    Desarrollo Personal Dice:

    Muy conmovedora esta historia y nos deja muy claro lo fácil que puede ser caer en las garras de las drogas y luego pasar décadas atrapado en ellas. Como padres de familia debemos formar muy bien a nuestros hijos y fomentarles una serie de valores humanos que les ayuden a tomar decisiones para su bienestar.

  4. Mr.Dolofina
    Mr.Dolofina Dice:

    Dale Ramon, dale Ramon, dale mas fuerte que tu puedes llegar a ser un campeon…

  5. Forte
    Forte Dice:

    Impresionante historia, me alegro por Ramon y ojalá sirvas de ejemplo. Ahi arriba os dejo mi blog hablando de la heroína entre otras cosas y como a mi parecer por mi experiencia de profesional esta aumentando el consumo. Un abrazo

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *