tranquilizantes y demencia

Tranquilizantes y demencia senil

El efecto adverso más perverso de los tranquilizantes: la demencia senil

El consumo de tranquilizantes se ha visto incrementado en España en los últimos años. La situación de crisis social y económica está provocando que aumenten los problemas de trastornos del sueño, ansiedad y depresión. Es habitual que en las clínicas y consultas se receten a los pacientes benzodiacepinas, a esta familia de medicamentos pertenecen, entre otros, el diazepam, lorazepam, alprazolam o el lormetazepam y se toman con normalidad. Pero, ¿sabías los efectos a largo plazo que pueden provocar el consumo de estos tranquilizantes?

Los tranquilizantes. ¿Una de las causas de la demencia?

Un estudio publicado en el Bristish Medical Journal ha demostrado la relación que guarda el consumo de tranquilizantes con la aparición, tras varios años, de la demencia. Los participantes fueron 1.063 hombres y mujeres con un promedio de edad de 78 años. Tras quince años de seguimiento los neurólogos obtuvieron respuestas más que concluyentes.

¿Qué ocurrió?

Los resultados fueron más que reveladores, 253 participantes comenzaron a padecer demencia tras el consumo de benzodiazepinas con respecto a los que no lo hicieron. Por tanto, el riesgo de padecer un cuadro de demencia aumentaba hasta en un 50% más que los que no habían sido tratados con benzodiacepinas.
Los sujetos que recibieron tratamientos con dosis más altas de medicación desarrollaron con mayor frecuencia cuadros de deterioro cognitivo. Los neurólogos advirtieron que el consumo general e indiscriminado de las benzodiazepinas podría tener efectos adversos irreversibles. A esto se le suma la adicción que conlleva la ingesta de estas pastillas sin supervisión médica.

Los tranquilizantes en la demencia

Este estudio choca con el tratamiento que se aplica a los enfermos en la actualidad. La demencia senil es tratada entre los ancianos con tranquilizantes. En momentos de agitación, alteraciones del sueño y cambios de humor, se utilizan estos fármacos como remedio. Un sector de los profesionales de la medicina está de acuerdo en emplearlos cuando el paciente desarrolla este cuadro clínico, aunque reconocen que las pastillas se usan como alivio sintomático. Pero, realmente, ¿se está llevando a cabo algún tipo de cura a largo plazo o sólo se están evitando los síntomas en el momento?

¿Hay alternativas médicas que eviten el consumo de tranquilizantes?

Esta forma de tratar la demencia senil contrasta con la idea de muchos expertos terapeutas que afirman que la enfermedad puede ser gestionada con estrategias que no sólo se limitan al campo de lo farmacológico. El problema de esta enfermedad sigue siendo complejo, y los fármacos actuales no están dando resultados beneficiosos, al contrario que los tratamientos terapéuticos.

Un buen ambiente social y afectivo, llevar una dieta sana y conservar el hábito de andar o hacer deporte puede sonar a los mismos consejos de siempre pero son medidas eficaces para evitar la aparición de la demencia o, en su defecto, mejorar el estado del paciente en gran medida.

¿Qué opinas?
¿Tienes algún familiar con demencia senil?
¿Has consumido o consumes tranquilizantes?
¿Ves más efectivo el uso de fármacos o las terapias?

8 comentarios
  1. Daniela
    Daniela Dice:

    Mi mamá tiene 52 años, es muy activa, trabaja, hace deporte, pero ya desde hace más de 20 años que en las noches no puede dormir sin tomar una pastilla para dormir, específicamente la Zopiclona de 7,5 mg. Estuve leyendo varios sitios web en donde señalan que los medicamentos de la familia de las benzodiazepinas pueden aumentar el riesgo de Alzheimer o Demencia Senil, y este comprimido al ser de un grupo análogo de las benzodiazepinas, ¿podría tener algún afecto adverso en mi mamá? Me tiene realmente preocupada y se niega a ver doctor porque dice que esa pastilla le hace el efecto que ella quiere.

  2. TAVAD
    TAVAD Dice:

    Hola Sara,

    Lamentamos mucho la situación tan dura y complicada que habéis tenido que pasar durante estos años. La adicción es una enfermedad difícil y sin la ayuda ni apoyos adecuados es muy complicado recuperar ese bienestar perdido.
    La persona que tiene un problema de dependencia pierde la voluntad y por eso es difícil evitar no consumir, hay que entender la adicción como una enfermedad que implica la pérdida de la voluntad, seguramente ella no era consciente de muchas de las cosas que hacía. Para los familiares y entorno cercano que conoce la situación también es difícil porque sufren por él y a la vez, en ocasiones, no entienden por qué se ha llegado a esta situación.

    Muchas gracias por compartir tu historia con nosotros Sara. Te mandamos un cálido abrazo desde España, que te llegue.

  3. Sara
    Sara Dice:

    Mi madre tomaba medicación psiquiatrica desde muchos anios antes que yo naciera. Ella me tuvo a sus 37 anios. Yo desde pequenia recuerdo haberle visto minimo 10 cajas de medicamentos diferentes por dia. Los que mas me llamaban la atencion eran Valium y Tranxilium.
    Tenia tres modos de estar en el dia: durmiendo, histerica ejerciendo violencia, o esplendida solo para el afuera, cuando se cerraban las puertas no sabiamos con cual de sus versiones nos encontrariamos.
    Alrededor de sus 70 anios recuerdo a su medico clinico de la prepaga negandose a darle mas recetas de Tranxilium porque en Argentina ya estaba considerado como nocivamente adictivo. Los reemplazantes no hicieron mucho efecto, no sostenia un compromiso, solo los sociales, la violencia era cada vez mas brutal, pérdida de memoria, negación absoluta de sus actos, desvinculación de toda responsabilidad sobre los danios que causaba.
    A los 75 se le diagnosticó deterioro cognitivo, esquemias. Parecia alguien con síntomas de Alzeheimer. Lo unico que la estabilizaba era la risperidona.
    Una crueldad que le hayan permitido esta adicción, arruinaron su vida, y la de su familia.

  4. Roberto La Rosa Robles
    Roberto La Rosa Robles Dice:

    Mi madre tiene 77 años, hace un año que comenzó con algunos síntomas de depresión, no podía conciliar el sueño en las noches y sobre todo le molestaba no tener la fuerza suficiente para realizar las tareas domésticas como antes, ella vive con mi hermana y siempre le apoyó en la crianza de sus hijas desde que eran pequeñas, ahora ellas están grandes e independientes. Para conciliar el sueño, el doctor le recetó tranquilizantes a base de diazepan, mi madre tomó este fármaco cerca de un año y se puso peor, cambiamos de médico siguiendo la recomendación de amigos, la vieron 2 especialistas que de golpe recetaron más tranquilizantes, no funcionó. Mamá empeoró aún más, adelgazó muchísimo a pesar de tomar sus alimentos con normalidad, desarrollo cuadros de alucinaciones, andaba sin cesar por el pasillo de la casa, ida y vuelta todo el día, dejó de ser comunicativa, se volvió recelosa y callada, miraba con temor, le comenzaron a temblar las manos. La nueva especialista recomendó 2 fármacos, una pastilla al medio día y otra en la noche, a los pocos días del tratamiento mamá ya no podía caminar, cuando lo hizo cayo y se rompió la cabeza. Ahora mamá (Juana Robles Bazán – Perú) está en cama, usa pañales, no puede limpiarse ni asearse por sí sóla, habla incoherencias dice que está próximo su final y que vienen por ella. Mi madre siempre fue una mujer saludable, se alimentaba de la mejor manera, evitaba tomar pastillas y era enemiga de la comida chatarra, ahora me da pena verla así, en ella los fárrnacos no funcionaron, le arruinaron su vida y la nuestra.

  5. Adriana
    Adriana Dice:

    Mi abuela tiene 93 años y es una mujer muy activa e independiente pero padece demencia senil, ella vive mas del pasado que del presente, para ella su mundo son sus padres y hermanos muertos ella habla de ellos como si conviviera a diario con ellos, no la podemos llevar a dar la vuelta porque al regresar ella desconoce la casa, hace como 1 año empezo con crisis obsesivas, que le pueden durar 3 horas continuas. Empieza diciendo que se quiere ir a casa de su mama y va aumentando su intensidad al punto de ponerse agresiva y violenta y no podemos hacerla entrar en razon pues ella ya no entiende nada es inutil darle explicaciones. Despues de la crisis queda como si nada hubiera pasado y no recuerda nada pero esa crisis la puede repetir hasta 2 o 3 veces al dia. Por las noches casi no duerme se levanta al baño cada 30 minutos ya hemos estado al pendiente y se a llegado a parar hasta 10 veces. Ya su caminar es muy inseguro y nos da pendiente que se caiga. Que podemos darle para tranquilizarle, ojala pudieran ayudarme. Gracias.

  6. Tavad
    Tavad Dice:

    Hola Maria Eliana, 25 años es mucho tiempo… Por norma general, la comunidad médica recomienda que los tratamientos con benzodiacepinas “deben ser de corta duración y no superior a tres meses”. ¿Las razones? El consumo prolongado puede provocar una fuerte dependencia y el síndrome de abstinencia que genera es elevado y doloroso. Asimismo, los últimos estudios realizados y publicados al respecto, hablan de la posible relación directa entre el consumo a largo plazo de estas pastillas y la aparición del alzhéimer así como de demencia. Te dejamos a continuación un artículo donde puedes leerlo tranquilamente: http://bitly.com/1tkd3YI

    De cualquier manera María, nuestro consejo y recomendación es dejar de tomar estas pastillas, de forma progresiva.Tanto su consumo prolongado como su dependencia implican cambios en conexiones y funciones de las células del cerebro que terminan dañadas. Te dejamos toda la información al respecto: https://www.tavad.com/tratamiento-benzodiacepinas/

    Cualquier cosa que necesites, estamos para ayudarte. Un saludo

  7. maria eliana yrarrazaval
    maria eliana yrarrazaval Dice:

    Llevo aproximadamente 25 años tomando Lorazepam de 2mg para dormir.y he leído que puede producir
    Demencia a cierta edad,sería posible que me informaran si es efectivo?
    Gracias.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *