science daily

El cerebro es diferente en los propensos a la adicción a la cocaína

Efectos de la cocaina. El cerebro de un adicto

17 de enero 2013 – Los investigadores han descubierto que las personas que toman cocaína durante muchos años sin volverse adictas tienen una estructura cerebral que es significativamente diferente de aquellos individuos que desarrollaron dependencia a la cocaína. Una nueva investigación de la Universidad de Cambridge ha descubierto que los consumidores de drogas recreativas que no han desarrollado una dependencia tienen un lóbulo frontal anormalmente grande, sección del cerebro implicada en el auto-control.

Su investigación fue publicada en la revista ‘Biological Psychiatry’.

Para el estudio, dirigido por la Dra. Karen Ersche, las personas que consumían cocaína de forma regular se sometieron a un escáner cerebral y completaron una serie de pruebas de personalidad. La mayoría de los consumidores de cocaína resultaron ser adictos a la droga, pero algunos no lo fueron (a pesar de haberla consumido durante varios años).

Los científicos descubrieron que una región en los lóbulos frontales del cerebro, conocida por estar directamente implicada en la toma de decisiones y el autocontrol, era anormalmente grande en los consumidores de drogas como la cocaína. Los investigadores de Cambridge sugieren que este aumento anormal en el volumen de materia gris, que creen que es anterior al consumo de drogas, podría reflejar la resistencia a los efectos de la cocaína, e incluso, posiblemente, ayudar a estos consumidores de cocaína a ejercer auto-control y tomar decisiones favorables que reduzcan al mínimo el riesgo de convertirse en adictos.

Encontraron que esta misma región en los lóbulos frontales del cerebro se redujo significativamente en tamaño en las personas con dependencia a la cocaína, lo que confirman investigaciones anteriores que habían encontrado resultados similares. Se cree que al menos algunos de estos cambios son el resultado del consumo de drogas, lo que hace que los consumidores tiendan a perder materia gris.

También encontraron que las personas que consumen drogas como la cocaína presentan una personalidad con altos niveles de búsqueda de sensaciones, muestran la dependencia con una personalidad impulsiva y compulsiva.

Dr. Ersche, (BCNI) de la Universidad de Cambridge, dijo: “Estos resultados son importantes porque demuestran que el consumo de cocaína no lleva inevitablemente a la adicción en las personas con un buen autocontrol y familiares sin riesgo”.

“Nuestros hallazgos indican que las estrategias de prevención podrían ser más eficaces si se adaptaran mejor a las personas en situación de riesgo en función de su perfil de personalidad y la estructura del cerebro”.

Los investigadores seguirán explorando la base de la aparente resistencia de los usuarios con dependencia a las drogas.

Dr. Ersche añadió: “Su alto nivel de educación, un histórico familiar menos problemático o el comienzo de la toma de drogas sólo después de la pubertad, pueden jugar un papel importante”.

Ref.: University of Cambridge (2013, January 17). People with low risk for cocaine dependence have differently shaped brain to those with addiction. ScienceDaily. Retrieved January 29, 2013, from http://www.sciencedaily.com/releases/2013/01/130117133315.htm

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *