dejar de beber

La última copa: Cómo logré dejar de beber

No me gusta dar consejos, pero la vida merece la pena y vivir alcoholizado no es vivir. El miedo a veces es el que te paraliza y simplemente necesitas a alguien que te empuje para dar el paso.”

Antonio es de Madrid, tiene 57 años y hace casi un año ingresó en nuestra clínica de desintoxicación para tratar su dependencia al alcohol. En unas semanas recibirá el alta del centro y hoy quiere contarnos su experiencia con el tratamiento: “He pasado de los brindis al sol con alcohol, a celebrar la vida disfrutando del amor. No puedo estar más contento.”

¿Cómo era tu relación con el alcohol, Antonio?

Siempre he bebido en ambientes sociales y distendidos, con amigos y compañeros de trabajo. Todos los días nada más salir de trabajar me tomaba una copa o dos de whisky. Nunca nadie de mi entorno ha considerado que bebía demasiado, ni yo tampoco.

¿En qué momento se convierte en un problema?

Hace 10 años empecé a beber más. Me quedé en paro y me fui dejando… El paro, estar divorciado y no me ver a mi hija, todo junto me hizo muy mal, cada vez me quería menos. En estos últimos años, cuando bebía me pasaba medio día durmiendo y otro medio bebiendo.

Para mí el principio del fin fue cuando empecé a subirme botellas a casa. Mi problema fue ese: no tenía que hacer y al final te abandonas tanto que no quieres ni levantarte del sofá. No quería saber nada del mundo. Lo del último año, antes de realizar el tratamiento de alcohol, ha sido tremendo, me bebía hasta botella y media de ron al día. He estado a punto de cerrar el kiosko por derribo.

Y es ahí cuándo decides ingresar en TAVAD…

Es que no fue una decisión que yo tomara por mi propio pie. Fue Lidia, mi pareja, quien lo hizo. Y yo estaba deseando que alguien hiciera eso por mí. Tenía ganas de empezar a curarme, pero de eso me doy cuenta ahora. Estaba totalmente perdido, como si no tuviera conciencia.

Ella fue quien buscó información, os encontró y se puso en contacto. De hecho cuando habló conmigo sólo me dijo el día que ingresaba y mi respuesta fue: “¿Pero quién se ha puesto malo?”. Y fue ahí cuando supe que el tratamiento era para mí. Lidia, además de mi hija, es lo mejor de mi vida, no podía decirle que no. Por fin tenía a alguien que se preocupaba por mí y yo no quería perderla por el tema del alcohol.

¿Qué ha significado para ti el tratamiento? ¿Qué expectativas tenías?

Bueno, yo soy muy escéptico, pero en mi caso todo ha sido verdad. Los días previos al ingreso lo viví todo con una mezcla entre nerviosismo y esperanza, preocupado también de cómo me iba a ir.

A mí me quitaron todo lo malo del cuerpo y lo que tú piensas que es tu energía para el día a día. Aquí me di cuenta que el alcohol es un engaño, lo disfraza todo y no te deja ver la realidad. En Tavad además de ayudarme a dejar de beber, me habéis quitado esa venda que yo tenía en los ojos. Todos los especialistas encima de ti, hablando contigo, entendiéndote… Gracias a ellos fui cogiendo fuerzas, confianza y seguridad en mí mismo. No se puede explicar bien: Yo vivía en la dejadez más absoluta. Hoy me siento vivo.

Para mí este tratamiento me ha sacado de la desidia: no echo de menos el alcohol, no tengo ansiedad y mentalmente me siento muy activo. Todo lo contrario a lo que pensaba que me pasaría. Supongo que por eso he tardado tanto en tratarme, el miedo muchas veces es el que te paraliza y simplemente necesitas que alguien te empuje para dar el paso. Esa fue mi pareja, vosotros pusisteis el resto.

¿Cómo te has sentido con el resto de programas que tenías a tu disposición?

Para mí, el entrenamiento personal me ha venido bien en todos los sentidos, me siento más fuerte por fuera y por dentro. Cuando era joven hacía mucho deporte: espeleología, senderismo… Estaba en una forma buenísima. Y era justo lo que precisamente estaba deseando, recuperar mi forma física. El hecho de ponerme en forma, lo que es el proceso en sí me ha motivado y animado muchísimo. No era consciente de lo que hacer ejercicio puede cambiarte el estado de ánimo. Hoy me parece fundamental para el cerebro y para sentirte bien. Y el mindfulness ha sido un descubrimiento, me ayuda a liberar tensiones propias del día día, pero que antes no sabía ni por dónde cogerlas.

Y ahora… ¿Qué, Antonio?

¡Ahora a trabajar y sentirme útil! Durante estos meses de tratamiento desde que logré dejar de beber, he estado buscando trabajo y voilá. Después de tantos años, incorporarme de nuevo a la vida laboral ha sido como un premio. Y a relacionarme. La gente siempre me ha dicho que tengo mucha agilidad mental y reflejos. Pero también por el lado contrario reconozco que no tenía muchos sentimientos, empatía con el mundo… ¡Cero! Y ahora necesito querer y por supuesto que me quieran, pero algo ha cambiado… Digo con mucha más facilidad un “te quiero”, antes era muy poco afectivo, muy frío. Hoy no. Me he dado cuenta que hay que querer si quieres que te quieran. Suena obvio, pero no lo es tanto cuando piensas que primero eres tú y el mundo, y luego el resto.

Algún consejo o recomendación para esa persona que está intentando dejar de beber y no consigue hacerlo…

No me gusta dar consejos, pero la vida merece la pena y vivir alcoholizado no es vivir. Y si no puede hacerlo solo que pida ayuda. Yo pensaba que no había solución, que no iba a ser capar de dejar de beber. No me imaginaba que pudiera recuperar las ganas de vivir y vosotros lo habéis hecho posible. Ahora me toca a mí continuar.

7 comentarios
  1. Laura
    Laura Dice:

    Enhorabuena Antonio! Qué mensaje más esperanzador y positivo transmites, y qué importante es dejarse ayudar por las personas que te quieren, que buscan lo mejor para ti y confiar en los profesionales para salir adelante.
    Ahora a disfrutar de la vida de manera plena y a seguir demostrando esa fuerza!

  2. Marian
    Marian Dice:

    ¡¡Has sido todo un valiente!! Ahora te toca disfrutar de la vida y verla con otros ojos y valorar todo lo que tienes a tu alrededor. Eres un claro ejemplo para otras personas, demostrándoles que si hay espereza y que de verdad se puede salir de ese modo de vida. Da gusto ver como Tavad cambia la vida de sus pacientes Un abrazo y deseo que todo te vaya genial a partir de ahora.

  3. Piedad
    Piedad Dice:

    Mi enhorabuena. Me alegro mucho, yo, si me permites si te doy un consejo, que no vuelvas a beber.
    El alcohol hace mucho daño y no solo a ti, también a la familia,te lo digo por experiencia, mi marido es alcohólico y ya no se ni quienes, estoy sufriendo muchísimo, pero el no quiere ir a terapia.llame a tavad pero no puedo asumir el gasto del tratamiento, pero sigo su blog. Así que sin mas un saludo, y no vuelvas a tomar una copa.

  4. Juan José
    Juan José Dice:

    Mi reconocimiento por tu decisión y cómo has afrontado la nueva percepción de todos los problemas que te llevaron a la adicción. Los fracasos siempre deben ser un punto de partida para el crecimiento personal, así que te animo a seguir en tu nuevo camino lleno de posibilidades.

  5. Saray
    Saray Dice:

    Antonio, ¡¡eres un héroe!! De verdad, eres muy valiente por contar tu experiencia de una manera tan sincera y honesta. Tienes que estar muy orgulloso de lo que has logrado, de cómo eres… Tus palabras son un ejemplo para muchos y dan muchísimo ánimo a personas que como tú, se encontraban perdidas y han dado un paso adelante pidiendo ayuda profesional para solucionar este tipo de problemas….Un abrazo!!

  6. Diana
    Diana Dice:

    Qué esperanzador es leer este blog, da gusto ver cómo hay solución a problemas como estos que destrozan tantas vidas. Enhorabuena a Tavad por la labor que realiza y felicidades a Antonio por haber conseguido salir y mantenerse, ¡¡a seguir así!!

  7. Mayte
    Mayte Dice:

    Mi más sincera enhorabuena!!! Poder recuperar la vida como has hecho, volver a sentir y valorar las emociones como una parte fundamental de nuestra vida, es, sin duda, el mayor logro que has podido conseguir.
    Espero que este camino sea el que decidas elegir de aquí en adelante. Muchísimo ánimo, y que puedas seguir disfrutando del día a día de esta manera.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *