efectos de las drogas

Efectos de las drogas en el fútbol

Ex-futbolistas arruinados – Efectos de las drogas en el fútbol

Famosos Ex-futbolistas en la ruina. De la gloria a la miseria.

efectos de las drogas

La reciente imagen del ex-futbolista británico, Paul Gascoigne, en una estación de tren de Stevenege, al sureste del Reino Unido londinense tirado en el suelo tras haber mantenido una fuerte pelea con un guarda de seguridad, ha dado la vuelta al mundo. En un grave estado de embriaguez, el que fuera una de los grandes iconos del fútbol inglés en los 90, dio esa noche con sus huesos en el calabozo. Tras colgar las botas, su adicción al alcohol ha ido in crescendo, según su representante, Terry Backer. Con 46 años, la vieja gloria apartado del campo ha confesado que “su batalla contra la bebida está perdida”. Backer asegura que su cliente “necesita ayuda inmediata porque su vida corre peligro, Paul es alcohólico”. La cuestión es que no estamos frente a un hecho aislado. La historia de ex-futbolistas declarados en bancarrota por abuso de drogas y adicciones se repite a lo largo y ancho del globo. Pero, ¿qué sucede en sus vidas tras colgar las botas?

La vida después del fútbol

Antes de que el jugador se retire, el club de fútbol casi siempre se adelanta. El deportista no rinde como siempre, y se suele decidir que lo mejor para todos es que abandone, o cambie de equipo jugando en clubs que no forman parte de la élite. El factor sorpresa y la mínima preparación psicológica para afrontar la brusquedad de una vida diferente a la que se llevaba, y una inmensa fortuna amasada suelen ser condicionantes claves a la hora de descarrilar. Reinsertarse en el tejido social, se hace complicado. El estudio de la consultoría Schips Finanz especializada en asesorar económicamente a futbolistas retirados ha concluido que “un 30% de jugadores en activo están en la ruina y un 50% se encuentran en la miseria cuando terminan su carrera futbolística”. El gerente de la empresa, Hans Ships, aseguraba en el semanario “Sport Bild”, que “este es un fenómeno que se da con más frecuencia de lo que creemos, los efectos de las drogas suelen estar siempre de por medio”. Cuando los focos dejan de apuntar hacia los grandes del fútbol, la estrellas empiezan a encogerse dando como resultados adicciones que han acabado por truncar la trayectoria de muchos.

Futbolistas y adictos

Wilhelm Baumgarten es representante de jugadores y director de la consultoría Star&Friends, él mismo está convencido que “los peores negocios se hacen en los vestuarios”. Jóvenes, y en muchos casos de origen humilde, estas promesas pasan a ser nuevos ricos de la noche a la mañana. Del mismo modo se convierten en absolutos desconocidos cuando dejan los vestuarios y el campo para siempre. De la victoria económica a la derrota en menos que canta un gallo.

efectos de las drogas

El control de las finanzas se va al garete, y esto lo saben de buena tinta jugadores profesionales como Julio Alberto, uno de los mejores laterales zurdos del Barça. Es el caso más flagrante de adicción a las drogas de un futbolista en España. El vencedor de dos ligas, tres Copas del Rey y una Supercopa abandonó el fútbol y cayó de lleno en la drogadicción. Y le costó salir. En su libro, “Mi verdad”, relató su experiencia con la cocaína, y cómo arruinó su brillante carrera deportiva y a su familia”. Vivió sumido en peleas y escándalos. Julio Alberto, quiso poner fin a sus problemas con las drogas con un intento de suicidio.

Tras pasar por varios centros de rehabilitación, finalmente encontró en FCB Escola, una escuela de niños vinculada al Barcelona, el equilibrio emocional que necesitaba. El jugador afirma que siendo entrenador de niños, “ha vuelto a tener ilusión por la vida”. Más allá fue el caso de Sergio Marrero. Gran futbolista de Las Palmas, fichado por el Atlético de Madrid y con un contrato millonario. Sin embargo, Marrero, contra todo pronóstico, comenzó a ser protagonista de las páginas de sucesos por robos, agresiones y tráfico de drogas. La droga fue la razón de vivir para el jugador, introduciéndose poco a poco en el negocio ilegal. Varias temporadas no las hizo en el campo sino en la cárcel.

El delantero por excelencia de la década de los 90, Juanele, gran goleador del Sporting, el Tenerife y el Zaragoza, después de estar dando tumbos en equipos de segunda, decidió abandonar en 2007. Pocos meses más tarde, Juanele fue ingresado en estado grave por ingesta masiva de fármacos. Estuvo al borde de la muerte. En 2011 ingresaba en prisión tras ser detenido por amenazar a su mujer en varias ocasiones. Más tarde se sometió a un tratamiento de rehabilitación. Su círculo más cercano piensa que su “situación actual es muy mala, Juanele nunca fue capaz de asimilar su cuesta abajo y el declive tras ser un deportista de élite”.

Un síntoma de que este fenómeno se da entre los ex-futbolistas más de lo que creemos, es la organización Xpro. A través de este organismo, se ayuda y apoya a cualquier futbolista profesional que haya colgado sus botas y se encuentre en una situación alarmante, ya sea psicológica o económicamente. Pero, ¿han servido estos ejemplos para que se actúe en consecuencia, preparando a los futbolistas de élite a enfrentarse a otro modo de existir antes de que sea tarde?

Consultar más información sobre el tratamiento de las adicciones de Tavad.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *