que hacer para la resaca

Resaca, ¿por qué tenemos resaca?

La resaca. Causas y efectos de sentir un auténtico resacón en Las Vegas

Dolor de cabeza, mareos, náuseas, acidez de estómago, sed intensa, visión borrosa, fatiga, y malestar general ¿nos suena? Son los típicos síntomas de las temidas resacas y que los protagonistas de la nueva película Resacón en Las Vegas 3, conocen al dedillo. El éxito de la tercera parte de las aventuras de los personajes en la taquilla de cine se basa en un factor, la resaca forma parte de la cultura social occidental, se entiende y tenerla “es normal”. El día después de las noches en las que la ingesta de alcohol es excesiva, no perdona. Beber hasta perder el control total de nuestras capacidades cognitivas se ha convertido en casi una moda. Como en el film, un sentimiento terrible invade tras la fiesta. El cuerpo habla por sí sólo y allá donde quiera que vayamos la resaca viene con nosotros. Pero ¿qué está sucediendo durante estos momentos en nuestro organismo?, y en definitiva, ¿por qué tenemos resaca?

Lo que le pasa a nuestro cuerpo

La resaca está clasificada como un trastorno leve. El organismo acaba de sufrir una intoxicación, para protegerse segrega unas enzimas que metabolizan y desechan las toxinas. Cuando las sustancias tóxicas son demasiadas para lo que el cuerpo puede soportar, se pierde la capacidad de metabolizar produciéndose los tradicionales efectos de la resaca. La borrachera ha terminado pero aún, queda aguantar la deshidratación a consecuencia de las copas. Pero no sólo eso, el alcohol actúa como un potente diurético lo que lleva a aumentar la producción de orina. El cuerpo se resiente por el desequilibrio, el estómago y los intestinos se irritan, la concentración de azúcar en la sangre disminuye además de dilatar los vasos sanguíneos. Y por si no fuera poco, esto sólo ocurre a nivel físico pero ¿qué le sucede a nuestra mente?

La resaca entristece

Nuestro carácter se ve afectado mientras se está bebiendo y, también, al día siguiente. Es frecuente sentirse como en una montaña rusa en la que durante la fiesta se ha ascendido hasta lo más alto pero cuando todo ha pasado, te enfrentas a la gran bajada. Un descenso al que acompañan sentimientos de tristeza, depresión, ansiedad, angustia y culpabilidad. “No volveré a probar el alcohol jamás”, es la frase más repetida como si fuera un mantra mientras la resaca se apodera de nosotros. El alcohol altera el sistema nervioso central ya que es una sustancia psicodepresora. Nuestro cerebro se ve afectado. Y si añadimos una situación emocional nada halagüeña, separación de pareja, duelo, problemas laborales o agresividad, la resaca que las neuronas padecerán será mayor.
Reconocer que el alcohol es una droga más dura de lo que se piensa, es difícil. El neurocientífico David Nutt lo quiso probar en su polémico estudio publicado en la revista británica The Lancet, realizado por The Independent Scientific Committee on Drugs en Inglaterra. El informe clasifica el alcohol como una de las drogas que más depresiones y conflictos familiares provoca en Reino Unido por delante de la cocaína y la heroína.

Muy pocos se libran de padecerla

Son muchos los que aseguran que al día siguiente están como nuevos, que ellos “no suelen tener resaca”. Las estadísticas dicen otra cosa. Entre un 80 y 90% de personas que han ingerido alcohol en grandes cantidades, tienen resaca. Por mucho que se diga, apenas un 10% se libra de padecerla. Si a esto le sumamos la posibilidad de que el alcohol consumido sea de “garrafón”, el porcentaje se dispara casi al 100% de dolores de cabeza. Las molestias gástricas están presentes en todos los casos. Las erosiones en la mucosa del estómago son generadas por el etanol y otros subproductos de la fermentación. Con las bebidas mezcladas o combinadas, los síntomas se incrementan. La vitamina B1 disminuye lo que hace que tengamos la boca seca y unas ganas terribles de beber agua sin parar. Fumar sería otro elemento que elevaría el riesgo de sufrir la gran resaca.
En cuanto a géneros, son las mujeres menos resistentes al alcohol que los hombres. El hígado de las féminas es más pequeño y su grasa corporal menor. Los orientales, como raza, son los que menos resisten la bebida.
Los expertos coinciden en que un 70% de la población cree que la resaca “es sólo un dolor de cabeza”, algo que está muy lejos de la realidad.

Y tú ¿Has tenido resaca? ¿Cómo te sientes cuando estás así? ¿Crees que el alcohol es una droga dura?

1 comentario
  1. Mayte
    Mayte Dice:

    El alcohol es lo peor de lo peor y yo salgo de fiesta y solo bebo acuarius y me encuentro mejor que cuando bebía y fumaba porros

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *